Cinco opciones para el futuro de Conor McGregor tras UFC 257

Conor McGregor (22-5) sufrió una inesperada caída ante Dustin Poirier en UFC 257 que trastocó todas sus expectativas para este comienzo de año. El peleador irlandés llegaba con ansias de acercarse al título de peso ligero y, sin embargo, chocó contra un muro de “Diamantes“: Poirier le ganó con justicia y modificó sus planes de cara al futuro. Así son las MMA: el cielo y el infierno, están a centímetros de distancia.

Pero, ¿qué le espera, entonces, a Conor McGregor en su futuro, tras los sucesos ocurridos en el primer PPV del año calendario? A continuación te presentamos cinco escenarios diferentes para el irlandés: por el momento, la respuesta solo está en la mente del peleador nacido en Dublín, sin embargo, puede que haya algunas pistas desperdigadas en el camino…

1) La revancha con Dustin Poirier: el hueso más duro de roer.

Seguramente, si le preguntamos a cualquier peleador, luego de una derrota, qué es lo que quiere hacer, éste va a responder “la revancha”. Y McGregor no debe ser la excepción. Claro que son muchos los factores que entran en juego al momento de materializar un Poirier-McGregor III. Primero, Dustin seguramente estará -y es lógico- esperando la chance por el título, algo que el irlandés aún no se ha ganado por derecho propio. Y, en segundo lugar, nadie en UFC se animaría a exponer a una estrella como Conor nuevamente: perder, otra vez de modo tan rápido, podría perjudicar a toda la empresa. La opción “A”, como vemos, es la más complicada…de momento.

2) El cierre de la trilogía con Nate Díaz: un choque parejo entre peleadores “cortos de actividad”

Ahora mismo, y más allá de los pergaminos que tenga cada uno, Nate Díaz y Conor McGregor parecen evidenciar “fuerzas equilibradas”: ambos arrastran una larga inactividad y piden a gritos competencia firme. El irlandés solo peleó dos veces en los últimos años y, en ambas ocasiones, ni siquiera llegó a completar el combate (victoria a los 40 segundos ante Cerrone y derrota en el segundo asalto frente a Poirier). Y Díaz, por su parte, solo tiene por detrás aquella vieja pelea por el BMF, con caída ante Jorge Masvidal. Por eso, cerrar la trilogía sería un éxito de ventas y, además, un espectáculo deportivo equilibrado.

3) Su carrera en el boxeo: contra Pacquiao u otras estrellas.

Sabemos que, recientemente, el peleador filipino ha casi “descartado” el combate contra McGregor (pelearía, en su lugar, con Ryan García). No obstante, McGregor tiene un pie en el boxeo de todas formas: lo hemos visto en su técnica ante Poirier, el irlandés casi ha mutado de un luchador completo a un pugilista de primera época. Por eso, no debemos descartar que Conor, ya sea por “los puntos” o a nivel de exhibición como hizo ante Floyd Mayweather, decida ponerse los guantes y abandonar las MMA. El boxeo, negocio en época de vacas flacas, lo espera con los brazos abiertos.

4) La super-pelea con Khabib: impossible is nothing.

La palabra imposible, al menos en castellano, está a solo dos letras de derrumbarse: im-posible. En efecto, si ajustamos solo dos caracteres podemos transformar lo extraordinario en común. La pelea entre Conor McGregor y Khabib, retirado, puede presentarse como una quimera pero, justamente, la cualidad de todas las quimeras es el “oro”. Si la cifra es adecuada, si los planetas se alinean, si Dana White hace “esa magia” que él sabe hacer, quizás tengamos una despedida doble: Khabib en busca del 30-0 y Conor a la caza de la revancha. Nunca digas nunca. ¡Hay que saber soñar!

5) El retiro: la vida fuera de los octágonos.

Millonario, con múltiples proyectos comerciales, una familia que atender, un yate repleto de lujos, ¿será hora de que McGregor diga “adiós a las armas”? Quizás esa idea no pase por la cabeza del irlandés ya mismo pero habrá que ver, con el correr de los días, si el ex doble campeón no cambia de parecer. A favor de él: pese a sus recientes bajones, su paso por las MMA ha sido extraordinario con títulos en la división pluma y ligero. Se iría con una imagen deslucida pero sin deudas.

¿Y tú, que futuro esperas para Conor McGregor? Responde en nuestras redes sociales.