Derrick Lewis revela la terrible lesión que padecía cuando enfrentó a Jailton Almeida: “No podía moverme…”

Derrick Lewis (27-12-1) no es un peleador que se caracterice por no saber asumir una derrota o, mucho menos, colocar excusas.

Por eso, las recientes palabras de “La Bestia Negra” -que el sábado vuelve al ruedo en UFC St. Louis para enfrentar a Rodrigo Nascimiento– sorprendieron a más de uno. Y es que el norteamericano confesó que, en su más reciente caída ante Jailton Almeida, debió pelear…¡con los dos hombros lesionados!. Sin duda, una merma física que ningún peso pesado se puede permitir.

“Lo que más me dolió de mi última pelea (que fue muy mala), fue haber tenido que combatir con los dos hombros lastimados. Firmé el contrato y, lamentablemente, dos días después me lesioné haciendo un estúpidos ejercicios de jiu-jitsu (risas). Me lastimé los dos mangos rotadores, en ambos lados. Así que realmente no podía ni lanzar un puñetazo. Al primer gancho que intenté conectar, terminé de romperme. Luego, para colmo, sufrí una infección la semana previa. De todos modos, no quiero poner excusas: realmente me sentía cómodo en la pelea, hasta que sucedió lo de los hombros, que no resistieron más”.

(Derrick Lewis)

Como decíamos, los antecedentes avalan a Derrick Lewis que siempre se maneja con honestidad: cuando gana, y cuando pierde. Es cierto que contra Almeida se lo vio siendo dominado por completo, sobre todo en el apartado de la Lucha, pero ahora queda claro que aquella versión no fue la de siempre.

Esperemos que éste fin de semana, cuando se suba a la jaula contra el brasileño Nascimiento, Lewis pueda dejar en claro por qué, al día de hoy, sigue siendo el atleta del UFC con mayor cantidad de KOs en la compañía.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por El Rocktagono (@elrocktagono)

¿Y tú, qué opinas de las palabras de “La Bestia Negra”? Te leemos en los comentarios.