El emotivo mensaje del entrenador de Francis Ngannou tras la tragedia familiar del camerunés: “Mucha fuerza, Bubba…”

El drama familiar de Francis Ngannou continúa conmoviendo al mundo del MMA.

En el día de ayer, se conoció la trágica noticia de que el hijo de tan sólo 18 meses del peleador africano, Kobe, había fallecido. Si bien -de forma lógica- la familia Ngannou ha preferido no revelar los motivos ni los detalles de un asunto tan delicado, rápidamente la gente del MMA salió a solidarizarse con Francis.

Tras los mensajes de figuras como Conor McGregor, Anthony Joshua y Khamzat Chimaev, ahora ha sido su entrenador, Erick Nicksick (Xtreme Couture) quien ha subido una conmovedora dedicatoria para su dirigido y amigo personal.

“Siempre has sido nuestra roca, nuestra luz que nos guiaba en las buenas y en las malas. Ahora, mientras te enfrentas a ésta inimaginable pérdida familiar, quiero que sepas que estamos aquí para apoyarte, como siempre lo hemos hecho. Eres fuerte pero, igual, apóyate en nosotros, llora sin miedo y déjanos compartir parte de esa carga de dolor. Juntos, navegaremos éste momento tan difícil y, seguramente, vamos a encontrar una forma de honrar a tú querido y precioso hijo Kobe. No estás solo y nunca lo estarás. La familia Nicksick te quiere mucho, Bubba”.

(Erick Nicksick)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Eric Nicksick (@eric_xcmma)

Esperemos que la familia de Francis Ngannou encuentre el consuelo que necesita en un momento tan duro. De hecho, la propia vida del camerunés ha estado marcada siempre por dificultades. El guerrero africano pasó su juventud trabajando en una mina de arena, viviendo casi en la pobreza, y cruzó la frontera para intentar darle un futuro mejor a los suyos. Tras mucho peregrinar llegó a Francia donde, ya casi de grande, empezó a practicar MMA. Y, recién en los últimos años, primero con su consagración como campeón de peso pesado en el UFC y luego con su remunerativo pasaje al boxeo, empezó a respirar tranquilidad, sobre todo económica.

Ahora, lamentablemente, otra vez la tragedia ha golpeado su puerta y esperemos que Francis tenga, de nuevo, las energías que siempre ha demostrado para levantarse. ¡Vamos, campeón!.