José Aldo asegura que el legado de TJ Dillashaw está manchado por el dopaje: “Su tiempo se ha acabado”

José Aldo ha desenterrado los aspectos más delicados de la carrera de TJ Dillashaw y ha advertido que, su legado, lleva la marca del dopaje.

El ex campeón de peso pluma del UFC, dejó en claro que no debería ser considerado lo mismo obtener logros habiendo dado un doping positivo que sin haber tocado, nunca, esa clase de sustancias. Recordemos que Dillashaw pagó una sanción de casi dos años por habérsele detectado el uso de EPO: una sustancia sintética que mejora el rendimiento de los deportistas.

Ahora en UFC 280, el norteamericano enfrentará una durísima pelea por el cinturón del peso gallo ante Aljamain Sterling pero, para José Aldo “ya no es el mismo de antes”:

“No quiero faltarle el respeto a TJ Dillashaw. Es un gran peleador… pero creo que su tiempo se ha acabado. Estos dos años que estuvo afuera, no logró ponerse a prueba. Voy a decirlo con honestidad hombre, estar alejado de las peleas, haber pasado toda la situación del dopaje. A fin de cuentas, no sabemos si realmente todo el legado que construyó era sincero o fue por el dopaje. Porque, cuando volvió de eso, y el dopaje ya era más estricto, recibió un par de puñetazos y no pudo con ello.

“No es lo mismo cuando peleaba y el dopaje aún era más abierto. Eso, sin duda, hace una gran diferencia. Así que, si está entrando allí y tratando de probarse a sí mismo, sí puede hacerlo sin la necesidad del dopaje, veremos cómo responde. Entonces, teniendo en cuenta todo eso, para mí Sterling es un gran favorito en esta pelea”.

(José Aldo).

Como se puede apreciar, para José Aldo (31-7) no es lo mismo ser un campeón con un currículum limpio que sin él. Además, Aldo sopesó que, casualmente, la mejor versión de Dillashaw se vio previo a que USADA hiciera su ingreso en el deporte (2015).

Por todas estas razones, el brasileño también expresó que Sterling debería ser el favorito de cara el enfrentamiento por el cinturón, dado que un peleador que abusa de sustancias prohibidas en el pasado, es un peleador que no tiene confianza en sí mismo.

A propósito de esa confianza, al brasileño le sobra, pues tiene en mente derrotar a Merad Dvalishvili este fin de semana en UFC 278 para, luego, quedar encaminado de cara a una oportunidad por el título gallo.