Tras superar gran crisis personal, Jeremy Stephens está listo para su regreso al octágono

El contendiente de peso pluma -ahora reconvertido en ligero-, Jeremy Stephens (28-18 MMA), regresará a la actividad profesional éste sábado luego de pasar más de un año alejado del deporte: estará enfrentando a Drakkar Klose (11-2 MMA) en el marco de UFC Vegas 22.

RELATIVO: CINCO PERLAS AFRICANAS QUE BRILLAN EN UFC

No será un regreso común y corriente para el norteamericano: Stephens estuvo más de un año, fuera de las jaulas (su última aparición había sido en mayo del año pasado, con derrota ante Calvin Kattar) batallando con problemas, no solo técnicos y tácticos, sino también extradeportivos. A lo largo de sus 34 años de vida, y sus 18 como profesional, siempre luchó con temas realmente complejos: desde crisis familiares hasta adicciones…

“Este tiempo afuera ha sido toda una experiencia. He estado peleando desde que tenía 16 años, e incluso en ese entonces probablemente peleaba tres o cuatro veces en un mes, así que fue bueno dar un paso atrás. Tuve que hacer algunas cosas mentales. Tenía muchas cosas que cerrar personalmente. Ha sido muy bueno para mi. Realmente no he dejado piedra sin remover. Tenía muchas cosas personales en marcha. Fue un buen año para despegar y me tomé un tiempo, realmente me preparé para el éxito. Tuve que dar un paso atrás para poder dar dos pasos hacia adelante”, comenzó diciendo Stephens.

Una pizca del poder de Stephens: ¿aún conservará ese fuego?

Las palabras de Stephens no solo son una metáfora: el peleador de Iowa, realmente tuvo una infancia complicada: en el último tiempo, logró reconectarse con su madre a quien tuvo lejos por su adicción a las drogas Según el propio Jeremy, casi muere debido a su enfermedad y, ahora necesita supervisión y asistencia constantes. Él mismo también abordó sus propios hábitos y debió buscar ayuda para dejar de beber. Ahora, tras superar esa crisis, solo quiere ganar para “llevar el pan” a su familia:

“Nunca he estado más concentrado. El sábado por la noche, ustedes dirán enhorabuena. Te lo digo, esta será mi mejor actuación. Tengo una familia que alimentar, hermano. No estoy ganando mucho dinero como debería. Ya no es tiempo de noche bragas rojas y todo eso”.

La palabra de JS en conferencia de prensa:

Con respecto al cambio de división (subió a las 155 libras tras esta compitiendo en una división más abajo), agregó que lo hizo especialmente para buscar algunas grandes peleas:

“Estoy subiendo de división porque quiero estas peleas emocionantes. Quiero estos enfrentamientos por el cinturón. Estoy buscando pelear contra un Nate Diaz, un Conor McGregor: patearlos y sacarlos de aquí también. Estoy buscando que me paguen y echar un polvo, hermano, por eso estoy aquí” (Stephens).

Jeremy Stephens viene de una racha negativa (cuatro derrotas en cinco peleas) pero, a pesar de ello, ha protagonizado algunas grandes batallas en UFC: se enfrentó a tipos como  Frankie Edgar, José Aldo, Zabit Magomedsharipov, Yair Rodríguez, Charles Oliveira y, aún con resultados desparejos, siempre fue hacia el frente. Ahora, tiene la chance de volver a demostrar su valor.

RELATIVO: PELEADORES QUE ESTUVIERON TRAS LAS REJAS

¿Y tú, qué opinas de la dura historia de vida de Jeremy Stephens? ¿Podrá volver en forma? Responde en nuestras redes.