La fuerte confesión de Cody Garbrandt: el día que su hermano lo salvó de cometer suicido

Aunque a veces cueste advertirlo, especialmente por el fulgor que genera la fama, todos los hombres y las mujeres que vemos por la TV -y que consideramos como “estrellas” con la vida resulta-, cargan su propia cruz. En muchos casos, se trata de una cruz tan inmensa que apenas podríamos entenderlo…

Recientemente, el ex campeón de peso gallo de UFC, Cody Garbrandt (12-5 MMA) se animó a “romper el cascarón” y confesó una parte de su vida privada que estaba cerrada bajo siete llaves. “No Love”, cuyo apodo es solo una mera casualidad, compartió su historia solo porque considera que, quizás, pueda ayudar a otras personas en una situación similar: hablamos del día en que estuvo a punto de cometer suicido y, su hermano Zach, lo salvó justo a tiempo.

RELACIONADO: LAS CINCO TRANSFORMACIONES FÍSICAS MÁS IMPRESIONANTES DE CONOR MCGREGOR EN SU CARRERA

“Durante un largo tiempo, yo no fui la persona que ahora están viendo. Me encontraba en un lugar muy oscuro de mi vida. Un sitio muy terrible que casi me lleva a ahorcarme. Recuerdo que, en ese entonces, mi hermano entró por la puerta y me salvó la vida. Es la primera vez que hablo de esto: pero nunca le he estado más agradecido. Simplemente entró, rompió la puerta y me dio el abrazo más grande que me han dado. Se sentó conmigo, lloró a mi lado y me dijo que todo iba a estar bien. Ese fue el día que, ya sabes, realmente fue un punto de cambio para mí y también para mi vida. Hay una parte de la historia en la que Zach, mi hermano, vino e intervino cuando estaba a punto de rendirme. Yo era un adolescente, como te decía. Estaba en el último año de la escuela secundaria. Quería volver a ser campeón estatal. Gané un torneo como estudiante de primer año, pero me derrotaron como estudiante de segundo año, y me lesioné en el tercero. La lucha y el boxeo fue algo que hice toda mi vida, y creo que al perder la pasión por eso, me llevó a no tener ningún impulso en mi vida. Me sentía inconcluso y me uní a la gente equivocada. Comencé a consumir drogas, a divertirme y a vivir de manera súper descuidada, y casi me consume la vida. Sentí que mi camino estaba llegando a su fin. Pero, por suerte, logré salir gracias a mi familia y a la ayuda del Señor: asistir a los servicios de la iglesia me ayudó, fue agradable estar allí con mi hermano mayor y adorar a Dios, aprender y creer en él. Así que ese fue el comienzo de una relación cada vez mayor con el Señor y una mejora para mi vida” (Cody Garbrandt).

La dura historia de vida de Garbrandt: su hermano lo salvó de cometer suicido cuando era adolescente.

Como vemos, la historia de Cody es un relato de superación: él tocó fondo pero, gracias a su familia y a su fe en Dios, logró salir adelante. Se transformó no solo en un peleador de la jaula sino “de la vida”.

A sus 30 años, Garbrandt ha vivido muchísimo: se destacó en el reality show TUF, fue campeón de peso gallo de UFC, se lesionó, regresó y, actualmente, ha vuelto a sufrir un bajón con cinco derrotas en sus últimas seis peleas. Pese a todo, “No Love” no pierde la cabeza y sabe que, si logró sacar adelante aquella depresión puede con todo: eso sí, gracias al apoyo de su familia y de Dios. Así, lo considera él.

RELACIONADO: UFC I CINCO PELEADORES FUERA DEL TOP 5 QUE PODRÍAN TENER UNA OPORTUNIDAD POR EL TÍTULO

¿Y tú, qué opinas de la dura historia de vida de Cody Garbrandt? Responde en nuestras redes.

Translate »