Max Holloway envía un sabio consejo a las nuevas generaciones de peleadores

Max Holloway, peleador de peso pluma de UFC, parece haber alcanzado su plenitud a los 29 años. El guerrero norteamericano, de raíces hawaianas, comenzó a competir a una temprana edad: con solo 20 primaveras, ya peleaba profesionalmente en los circuitos más prestigiosos de las MMA.

Ahora, con casi un total de treinta peleas a cuestas (28: 22-6), Holloway demostró la madurez digna de los guerreros inteligentes: se lució ante Calvin Kattar, disfrutó de su presentación y, como si fuera poco, compartió un consejo para las nuevas generaciones de peleadores:

“Parafraseando a Marshawn Lynchh [la estrella de la NFL], le diría a los más jóvenes: ‘Salva a tus gallinas’. Solo tienes un cerebro, guárdalo. No es necesario que reciban daño de más. Has entrenado lo suficiente, sabes cómo golpear a alguien, sabes cómo esquivar un golpe, ¿por qué incluso recibir daño innecesario antes del juego principal? Así es como pienso y así les respondo a todos dicen que debería estar entrenando cuando juego por Facebook [hace streaming de videojuegos]. No he estado entrenando, cuando juego, déjame en paz. Quiero jugar videojuegos” (Max Holloway)

Recordemos que, previo a su victoria ante Calvin Kattar en UFC Fight Island 7, Holloway ya había anticipado que su campo de entrenamiento sufriría modificaciones: el peleador oriundo de Waianae afirmó que ya no estaba interesado en desgastar su físico con sparrings intensivos y que, en cambio, quería dejar descansar el cuerpo para llegar en plenitud. La fórmula le salió a la perfección.

Quizás, a partir de allí, nace la necesidad de compartir su plan de trabajo e instar a los más chicos a que cuiden su físico y regulen sus energías:

“Por favor, protejan la cabeza de sus muchachos. Si tuviera que decírselo a un peleador prometedor, le diría que sea inteligente, que encuentre una manera de recibir menos daño. Quieres estar en este juego durante mucho tiempo. Quiero tener más hijos, tengo Rush, el pequeño Rushy Boo Boo, y luego quiero más hijos, así que quiero estar cerca de ellos durante mucho tiempo” (Max Holloway).

Así fue la victoria del hawaiano ante Calvin Kattar: venía de dos derrotas consecutivas ante Alex Volkanovski.

Las palabras de Holloway son para tener muy en cuenta: los deportes de combate han peleado, históricamente, con afecciones físicas (producto del año) que acortan, considerablemente, la vida útil de los profesionales. Tal vez, es momento de comenzar a darle una “tregua” al físico y encontrar ese equilibrio que tiene Holloway: no entrenar de más, pero tampoco entrenar de menos.

¿Qué opinas de los métodos y las recomendaciones de Max Holloway? Responde en nuestras redes sociales.