SHARE

El poderoso peso completo Derrick Lewis llevaba varios meses intentando enfrentar a Greg Hardy. Por eso llamó la atención que no lo mencionara en su oportunidad ante el micrófono luego de vencer a Ilir Latifi en UFC 247.

Lewis es conocido por buscar hacer justicia en el octágono. En su momento, cuando enfrentó a Travis Browne le dio un par de golpes de más y se justificó diciendo que alguien que golpeaba mujeres merecía eso y más.

Considerando el turbio pasado de Hardy, Lewis fue de los primeros en oponerse a su llegada a UFC. A medida que UFC fue promoviendo al ex jugador de la NFL, Lewis empezó a pedir una oportunidad de enfrentarlo. Sin embargo ahora se ha olvidado de todo eso y en su comparecencia ante los medios al final de UFC 247 explicó a qué se debe.

“No me importa quién sea mi siguiente rival. De verdad no me importa. ‘DC’ y Stipe están manteniendo atorada la división, así que realmente no me importa, quién sea menos Greg Hardy. Ya no le voy a poner más atención a él. Ambos tenemos el mismo representante y él le ha estado pidiendo que se quede callado y a mí me dice que no me preocupe por él.”

Con un récord de 23-7 y 1 pelea nula, las opciones de Derrick en la cima de la división no parecen ser muchas. De momento, Curtis Blaydes está disponible, y además está en puerta el duelo entre Francis Ngannou y Jairzinho Rozenstruik.

Relacionado: Jairzinho Rozenstruik minimiza el poder de Francis Ngannou

NO COMMENTS