SHARE

La estrella de peso welter Jorge Masvidal, admite que se siente mal por el presidente de UFC, Dana White, después de no llegar a un acuerdo sobre UFC 251.

Se suponía que Masvidal pelearía contra el campeón de peso welter Kamaru Usman, pero no pudo llegar a un acuerdo con UFC sobre el tema económico. La promotora se negó a darle a Masvidal más dinero y él decidió resistir, lo que abrió la puerta para Gilbert Burns quien ahora se enfrentará a Usman en UFC 251 el 11 de julio en el evento principal.

En cuanto a Masvidal, está contento con sentarse y esperar un nuevo contrato. No quiere pelear bajo un acuerdo que cree que fue negociado de mala fe, por lo que ha recurrido a las redes sociales en los últimos días y semanas para tratar de sacar a la luz los problemas financieros en el deporte y el injusto pago a los peleadores.

El domingo, Masvidal respondió a las palabras White después de que el presidente de UFC explicó el fin de semana porqué Burns consiguió la oportunidad por el título en lugar de Jorge.

“Me siento mal por Dana. Es solo un promotor, pero no está consiguiendo los tratos con nosotros.”

La relación entre Masvidal y White y UFC parece empeorar día tras día. Jorge ha hablado de haberse sentido irrespetado por UFC durante las negociaciones del contrato para la pelea de Usman y no parece tener prisa por volver al octágono en el corto plazo.

Eso es decepcionante para los fanáticos, que esperaban ver a Masvidal obtener su pelea por el título contra Usman. Sin embargo parece que ahora Jorge está peleando por algo más grande. Una batalla contra White y UFC por un aumento en el pago de los peleadores.

Relacionado: Sin fecha para pelear, Jorge Masvidal concentra su atención en enfrentar a UFC

NO COMMENTS