SHARE

Paige VanZant está lista para tener su primera pelea tras casi año y medio de batallar con las lesiones en su brazo. Después de eso, planea terminar con los temas de su brazo y tener una larga carrera en la jaula, ya sea en UFC o en otra promotora.

Paige se prepara para enfrentar a la brasileña Amanda Ribas el 11 de julio en lo que será la última pelea de su contrato actual con UFC. Aunque no tiene deseos de salir de la promotora, está lista para hacerlo con tal de recibir la compensación que considera justa por su valor.

“Mi plan sigue siendo ser agente libre. Realmente estoy feliz donde estoy ahora con UFC. Mi meta es demostrar mi valor, pues en este deporte es muy fácil que te olviden. Yo tuve una racha de tres victorias seguidas. Fui el evento estelar de UFC y solo dos de mis peleas se han ido a la decisión. Soy una peleadora realmente emocionante, pero no he podido demostrarlo porque me sigo lastimando. Ese es mi plan ahora, mostrar lo buena que soy.”

El principal enemigo de Paige durante el último par de años ha sido su brazo. Tras un par de cirugías, VanZant considera estar lista para pelar, aunque admite que después del enfrentamiento le gustaría volver al quirófano para que le remuevan la placa y dar por cerrado el tema.

“Tengo una placa en mi brazo. Se necesitaron dos cirugías para arreglarlo y desde entonces se ha roto dos veces más. La razón por la que se rompe es por la placa. Para finalmente estar al 100% y reducir el factor de riesgo de que suceda de nuevo, tendría que sacarme la placa. No es necesario, pero creo que es conveniente.”

En la mente de Paige, una vez resuelto el tema de su brazo y su nuevo contrato, podrá concentrarse en retomar el ritmo en su carrera y disfrutar de varios años más en la jaula.

“Apenas tengo 26 años, tengo una carrera realmente larga por delante y todavía no llego a mi máximo. Planeo pelear por al menos entre cinco y siete años más.”

Relacionado: Paige VanZant y su esposo explican porqué se desnudan en Instagram

NO COMMENTS