Tom Aspinall se suma a las críticas contra la industria del boxeo: “Amo ese deporte pero se maneja horrible”

Como la mayoría de los deportistas de combate, también el campeón interino de peso pesado del UFC, Tom Aspinall, ha crecido viendo boxeo.

Sin embargo, también al igual que muchos de sus colegas, el británico se sumó a las críticas por lo mal que viene trabajando esa industria en la actualidad. El boxeo ha pasado de ser una disciplina de alto nivel, a perder popularidad frente a otras opciones como las MMA, debido a problemas que van de lo político (el sinfín de categorías e interinatos que se han creado) a lo comercial (con la proliferación de espectáculos de índole bizarro, como las peleas de Youtubers).

RELACIONADO: El entrenador Erick Nicksick señala quién sería un rival más difícil para Francis Ngannou: ¿Jon Jones ó Tom Aspinall?

A propósito de esa decadencia en al arte de pugilismo, que en post de hacer crecer a sus figuras ya no las pone a pelear entre sí, Tom Aspinall dijo lo siguiente:

“Soy un fanático del boxeo. Amo ese deporte. Pero no soporto, en absoluto, su modelo de negocios y el estado en que se encuentra. Odio la forma en que se está manejando el boxeo. Lo odio. En cambio, amo la ciencia de la disciplina, su arte, su técnica. Desde lo ofensivo, a lo defensivo. Me encanta, todavía, ver peleas de boxeadores clásicos y tradiciones. Son brillantes. El aspecto defensivo es el que más me atrae. Pero, te repito, la forma en que va el deporte es horrorosa.

Puedes, literalmente, mirar una cartelera de un show producido por Eddie Hern, Fran Warren o cualquier otro de éstos grandes promotores, y de diez peleas sólo conoces a los protagonistas de la mitad. No puedo soportarlo. Sin mencionar que, además, te das cuenta de quién va a ganar antes de que suene la campana. Es odioso. El boxeo no está haciendo que los mejores del mundo se enfrenten entre sí, y eso es terrible. ¿De qué estamos hablando aquí?”.

(Tom Aspinall en charla con talkSport)

Recordemos que, las peleas que más dinero han generado en el último año, ha sido “rara avis”, es decir, cuando la industria realmente se animó a poner a competir a los mejores. Hablamos del duelo entre Gervonta Davis y Ryan García o, mejor aún, Terrance Crawford vs. Errol Spence. Amén de eso, el mercado también ha sido cooptado por figuras como los Youtubers Jake y Logan Paul o hasta estrellas del MMA, tal es el caso de Francis Ngannou, que se enfrentó a Tyson Fury. Evidentemente, el interés por el boxeo ha ido mermando si comparamos lo que se vive ahora, con las últimas décadas. Cuando los mejores, sí peleaban entre sí, sin miedo a perder su invicto.

Veremos cómo sigue la industria a partir de ahora y, por ejemplo, cómo afecta al negocio el futuro cierre de Showtime Sports (de Paramount). Incluso Dana White, ha coqueteado con la idea de que la nueva empresa que fusiona al UFC y la WWE (TKO), ponga un pie en el boxeo para intentar reflotarlo.

¡Bomba! Showtime anuncia su abrupta salida del boxeo y de las MMA para finales del 2023

¿Y tú, qué opinas de las palabras de Tom Aspinall? Responde en nuestras redes.