De stripper a peleadora de UFC: la increíble historia de Vanessa Demopoulos

La historia de Vanessa Demopoulos (7-4) -hasta el sábado, desconocida para muchos- tiene potencial para transformarse en una de las más pintorescas de UFC. La peleadora de peso paja de origen norteamericano confesó, tras su victoria en UFC 270 (la primera en su carrera dentro de la promotora y ante la argentina Silvana Gómez Juárez), que había abandonado su trabajo para dedicarse, por completo, a la práctica de las Artes Marciales Mixtas.

Pero, la sorpresa, llegó cuando confesó que su actividad era, ¡ser stripper y bailarina de pole-dance! No sucede todos los días, que una trabajadora de bares y sitios nocturnos tenga una doble vida y que sea, a la vez, amante de los deportes de combate. Sin embargo, eso fue exactamente lo que ocurrió con la guerrera de 33 años apodada “Lil Monster”. ¡Vaya talento para todo!.

RELACIONADO: CRIS CYBORG SABÍA QUE AMANDA NUNES PERDERÍA: “DESPUÉS DEL PRIMER ROUND, NO PUEDE REMATARTE”

“No creo que sea un secreto que fui bailarina exótica durante 13 años. No tuve la oportunidad de decir esto antes, pero me gustaría confesarlo ahora mismo: dejé de ser stripper para continuar con este campamento. Dejé de bailar hace unas seis u ocho semanas solo para poder concentrarme a tiempo completo en MMA. Busqué tomar esto extremadamente en serio, en el gimnasio todos los días, entrenando. Seguramente de allí, del baile, provienen esos antecedentes, y mucha de mi capacidad de mi jiu-jitsu. Vienen gracias a mi experiencia como bailarina de barra” (Vanessa Demopoulos)

RELACIONADO: AMANDA NUNES HABLA TRAS SER DESPOJADA DEL CETRO GALLO FEMENIL DE UFC

La especialista en jiu-jitsu (que le ganó a la “Tucumana” por esa vía), reveló que se crió y creció en la tumultuosa industria de la noche y que, seguramente, le debe tanto a su madre como a su padre sus gustos:

“Mi padre era Dj y manager. Mi mamá también era bailarina exótica. Para mí esto era simplemente seguir a la familia. Cuando comencé fue agradable tener ese tipo de orientación de mis padres para decirme qué estaba bien y qué estaba mal para no ir por el camino equivocado. Se los agradezco mucho” (Vanessa Demopoulos).

Interrogada, nuevamente, sobre si pudo llevar algo de su trabajo anterior a la jaula, la ex peleadora de LFA (que tuvo un paso fallido por el DWCS en 2020) respondió con mucha picardía:

“El pole dance requiere mucha agilidad, mucho control corporal, destreza y flexibilidad. Tienes que ser rápida con tus reacciones. El baile en barra es un desafío a muerte, en el sentido de que estás literalmente aguantando el peso con una extremidad, y con un movimiento en falso estás acabada. En eso se parece a entrar a la jaula” (Vanessa Demopoulos).

¡Vaya alegría! Demopoulos no podía creer que estaba siendo entrevistada por Joe Rogan tras su victoria.

Vanessa Demopoulos comenzó su carrera como profesional en 2017, en Iron Tiger Fight Series. Luego de una victoria en su debut, pasó a LFA donde ganó gran repercusión: sumó cinco victorias allí. Hace dos años, tuvo la oportunidad de presentarse en el Dana White Contender Series pero una derrota ante Cory McKenna la privó de su contrato. Sin embargo, en 2021 tendría revancha: la llamarían para enfrentar a J.J. Aldrich y, pese a su derrota, dejó buenas sensaciones. El fin de semana, pudo coronar su esfuerzo con su primera victoria en “ligas mayores”: venció a la argentina Silvana Gómez Juárez por sumisión en el primer asalto y dejó su nombre bien arriba. Tan arriba como cuando se subía para bailar pole-dance.

¿Y tú, qué dices de la increíble historia de Vanessa Demopoulos? Responde en nuestras redes.